¡Amor pensante puro!

Rudolf Steiner comenta que el órgano del corazón no está preparado físicamente solo para funcionar como «músculo» o bomba: es un órgano en formación destinado a convertirse en un nuevo órgano de pensamiento.

Esto se corrobora, ya que la ciencia actuales demostraron en sus investigaciones que el corazón posee una especie de neuronas por lo que deducen de un pensar propio del corazón.

Además alega Rudolf que en un futuro habrá cada vez más hombres y mujeres que dejarán de usar el cerebro para pensar, y comenzarán a «pensar con el corazón». Será el principio de un tiempo en que el amor no será más un concepto o un sentimiento egoísta, sino una actividad humana consciente.

Un pensar puro y de corazón.

Amor-pensante-puro