Para la guerra ¡nada!

Para el viento, una cometa
Para el lienzo, un pincel
Para la siesta, una hamaca
Para el alma, un pastel
Para el silencio una palabra
Para la oreja, un caracol
Un columpio pa’ la infancia
Y al oído un acordeón
Para la guerra, nada.
Para el cielo, un telescopio
Una escafandra, para el mar
Un buen libro para el alma
Una ventana pa’ soñar
Para el verano, una pelota
Y barquitos de papel
Un buen mate pa’l invierno
Para el barco, un timonel
Para la guerra, nada
Para el viento, un ringlete
Pa’l olvido, un papel
Para amarte, una cama
Para el alma, un café
Para abrigarte, una ruana
Y una vela pa’ esperar
Un trompo para la infancia
Y una cuerda pa’ saltar
Para la guerra, nada
Para amar nuestro planeta
Aire limpio y corazón
Agua clara para todos
Mucho verde y más color
Para la tierra más semillas
Para ti, aquí estoy yo
Para el mundo eternas lunas
Pregonando esta canción
Para la guerra, nada.
 
Poema de Marta Gómez